​En el marco de su Junta Ordinaria de Accionistas:

CSAV destaca positivo desempeño de Hapag-Lloyd en industria naviera con expectativas de recuperación

|


CSAV containers

Una revisión de sus resultados financieros y un balance de los primeros meses de la fusión de Hapag-Lloyd con United Arab Shipping Company (UASC) –operación que consolidó a CSAV como principal accionista de una de las principales navieras portacontenedores del mundo– realizó hoy el gerente general de la Compañía Sud Americana de Vapores (CSAV), Oscar Hasbún, en el marco de la Junta Ordinaria de Accionistas de la firma.


Durante el tercer y cuarto trimestre de 2017, la empresa obtuvo utilidades por US$ 14 millones y US$ 11 millones respectivamente, principalmente gracias a su inversión en Hapag-Lloyd. Sin embargo, principalmente producto de la pérdida contable por US$ 167 millones que registró en el segundo trimestre del año por su dilución en la propiedad de la naviera alemana tras su fusión con UASC, la compañía cerró 2017 con una pérdida antes de impuestos de US$142 millones y una pérdida neta de US$ 188 millones, diferencia explicada por el cargo de impuestos diferidos del período.


Hasbún destacó el positivo desempeño de Hapag-Lloyd y la velocidad con que se han comenzado a capturar las sinergias tras la fusión con UASC. “Buscar mayores eficiencias en el negocio portacontenedores es parte del plan estratégico que hemos diseñado para la compañía, y en ese sentido la fusión con UASC va en la dirección correcta. Gracias a esta combinación de negocios somos una empresa más eficiente y competitiva, con una de las flotas más jóvenes y modernas de la industria, con una cobertura más global y con sinergias anuales estimadas de US$ 435 millones, lo que nos permitirá seguir consolidando nuestro liderazgo frente a nuestros competidores”, señaló.


Respecto de las perspectivas para la industria naviera explicó que, si bien el entorno sigue desafiante, se vislumbran una serie de condiciones que podrían contribuir a una recuperación del mercado en el largo plazo. Entre ellas, un mínimo histórico en el libro de órdenes de barcos en construcción, el crecimiento de la demanda (que por segundo año consecutivo podría superar el crecimiento en la oferta de naves) producto de las mejores perspectivas económicas a nivel mundial y la consolidación de las empresas de la industria.