​FNE pide multa de US$ 3,8 millones contra empresas que concretaron operación de concentración sin aprobación previa

|


FNE

La Fiscalía Nacional Económica (FNE) presentó un requerimiento ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) contra las empresas productoras y comercializadoras de carne de vacuno y derivados Minerva S.A. y JBS S.A., solicitando que se aplique a cada una de ellas una multa de 2.000 Unidades Tributarias Anuales (UTA, equivalentes a US$ 3,8 millones en total).


La presentación acusa que Minerva y JBS infringieron el DL 211 al perfeccionar una operación de concentración que habían notificado a la Fiscalía Nacional Económica, antes de conocer su pronunciamiento al respecto.


La Fiscalía señala que el 14 de julio de 2017 recibió la notificación de las empresas, pero que éstas perfeccionaron el negocio dos semanas después (el 31 de julio del mismo año), adquiriendo Minerva el 100% de las acciones de sociedades filiales de JBS, a pesar de que estaban obligadas a mantener suspendida la operación mientras la FNE no la hubiese aprobado.


Mediante esta conducta, conocida a nivel comparado como gun jumping, las empresas incumplieron el artículo 49 del DL 211, que indica que una vez sometida una operación de concentración al procedimiento de notificación ante la FNE, las partes tienen el deber de no llevarla a efecto en tanto no exista autorización previa de la Fiscalía.


“El nuevo sistema de análisis de operaciones de concentración vigente a partir de junio de 2017 está descrito en la ley y no ceñirse a él implica cometer una infracción. Esta conducta tiene aparejada sanciones y la vamos a perseguir, porque las empresas no pueden materializar operaciones que hayan sido notificadas, antes de que la FNE pueda revisarlas y determinar si la aprueba, con o sin condiciones o si derechamente la rechaza”, explicó el Fiscal Nacional Económico, Felipe Irarrázabal.


El Fiscal agregó que la gravedad de este tipo de conducta se relaciona con la dificultad de implementar medidas y/o soluciones una vez perfeccionada una operación de concentración. “Ésta es una infracción seria y grave, independiente de los efectos que pudiera producir en un mercado concreto. Por eso, la mayoría de las sanciones por gun jumping a nivel internacional tienden a ser elevadas, porque consideran un factor disuasivo relevante”, precisó.