Estudio Mercer: Flexibilidad horaria es de los beneficios más valorados hoy por los trabajadores

|


Flexibilidad laboral ok

Tener flexibilidad en términos de horas y lugar de trabajo, además de suficiente tiempo para la vida personal, son condiciones esenciales para los trabajadores de todas las generaciones a la hora de hablar de un lugar de trabajo ideal. Este es uno de los hallazgos del estudio sobre valoración de beneficios que recientemente realizó Mercer Chile, consultora especialista en gestión de Recursos Humanos.


El sondeo, que se llevó a cabo durante diciembre pasado por medio de diversas plataformas online “tiene como propósito conocer aquellos aspectos más valorados por los colaboradores en Chile, y entender qué variables influyen en su motivación al interior de las empresas. Es importante saber qué moviliza a las personas dentro de las organizaciones”, explica Dominique Motles, Consultora Senior de Mercer Chile.


A través 32 preguntas, Mercer encuestó a personas laboralmente activas que respondieron respecto de siete dimensiones: propuesta de valor al empleado, valoración de beneficios, balance vida trabajo, capacitación, movilidad y desarrollo, compromiso y liderazgo.


En el estudio participaron en total 950 personas, de las cuales un 23% pertenece a la plana ejecutiva, 35% a jefes y supervisores, 35% a profesionales y 7% a administrativos. Al segmentar por edades, sólo un 3% pertenece a la generación Baby Boomers, un 70% a la generación X, 26% a la generación Y, y un 1% a la generación Z que recién comienza a figurar en el mundo laboral. En cuanto a género, 59% de quienes participaron son hombres y 41% mujeres.



Flexibilidad horaria



Una de las preguntas de la encuesta fue “cómo les gustaría que fuera su lugar de trabajo en los próximos dos años”. La flexibilidad horaria y la distancia hogar – trabajo obtuvieron la primera posición en las generaciones X, Y y Z. Para los Baby Boomers, en tanto, el principal deseo es que sus empresas se enfoquen más en el trabajo en equipo.


Con un empate en todas las generaciones, en el segundo lugar se ubicó la opción de que las empresas estén “más a favor de la salud y el bienestar de los empleados”.


“Las nuevas generaciones esperan que en sus trabajos actuales se implementen más prácticas de flexibilidad, como el teletrabajo u horarios flexibles”, enfatiza Dominique Motles.


Si bien esperan más flexibilidad, ante la interrogante sobre como esperan que sea su lugar de trabajo en los próximos dos años, las cuatro generaciones respondieron que creen que el estrés laboral aumentará y sus trabajos serán más desafiantes.


“Dado que de manera transversal se percibe un mayor nivel de exigencias en las empresas, éstas deberían enfocarse en la salud y bienestar de sus empleados, sobre todo en la prevención de riesgos psicosociales como por ejemplo el estrés”, precisa Motles.


Entre otros hallazgos, el sondeo arrojó que, al hablar de un trabajo ideal, todas las generaciones coinciden en que éste debe otorgar a los trabajadores herramientas para poder ayudarlos a poder compatibilizar de una mejor forma el trabajo con su vida personal.


Para las generaciones X e Y también es importante en un trabajo ideal tener la oportunidad de realizar labores desafiantes. Para los Baby Boomers, es relevante la calidad de las instalaciones, y los Z optarían por un lugar que gestione los riesgos psicosociales.



Beneficios para los diversos intereses



A la hora de priorizar los beneficios corporativos, los más valorados por los trabajadores son el seguro complementario de salud (89%), aguinaldo de Navidad (85%) y aguinaldo de Fiestas Patrias (84%).


Entre las nuevas tendencias en beneficios para los colaboradores, figuran la jornada reducida los viernes (60%), uso de tenida informal (62%) y teletrabajo (43%).


Al segmentar por géneros, tanto hombres como mujeres tienen valoraciones similares, aunque para los hombres es más relevante el beneficio de almuerzo, y para las mujeres el seguro de vida y día del cumpleaños libre.


En cuanto a estado civil, hay beneficios transversales que son valorados por todos, como por ejemplo el seguro complementario, salir más temprano los viernes, o tener días de vacaciones adicionales. Para los solteros, es muy relevante poder trabajar con tenida informal, mientras que para los solteros con hijos lo es el acceder a descuentos por comprar productos o servicios de la compañía.


Ante la pregunta “qué beneficios te llevarían a trabajar por una compañía en lugar de otra”, las más altas valoraciones las obtuvieron: tener una semana laboral de cuatro días, acortar la semana laboral durante los meses de verano, y vacaciones adicionales pagas por año.



Balance vida trabajo



El 61% de los encuestados respondió que actualmente sus compañías tienen horarios de entrada y salida flexibles. Y entre otras prácticas de flexibilidad en sus lugares de trabajo, destacaron que sus desempeños se gestionan en base a resultados (y no por horas trabajadas), y que sus compañeros de trabajo apoyan a quienes trabajan con horarios flexibles.


Al ser consultados por teletrabajo, el 52% de los participantes respondió que su compañía actual ofrece la posibilidad de trabajar desde la casa; y el 74% respondió que sus empresas les otorgan permisos especiales en situaciones como mudanzas, estudios o emergencias de salud.


Cuando se pregunta por capacitación, el 63% de los trabajadores encuestados dijo participar en programas formales al interior de sus empresas.


Al dividir por roles, los ejecutivos están más interesados en ser capacitados en habilidades blandas (55%), mientras que los jefes y supervisores, profesionales, técnicos y administrativos prefieren capacitarse en habilidades técnicas o funcionales al rol que desempeñan.


La innovación y creatividad son habilidades consideradas relevantes y con la misma prioridad en los mismos niveles de cargos. Y al preguntar por las habilidades que serán más requeridas por la organización en los próximos años, la generación Z privilegia las competencias digitales a diferencia del resto de las generaciones, que se enfocan en la resolución de problemas complejos.



Compromiso



Entre quienes tienen una antigüedad superior a 6 años en una compañía, la razón principal por la que se quedan en sus actuales lugares de trabajo es el clima laboral (25%), factor que supera a la remuneración (21%). En tercer lugar de relevancia se ubican para ellos los beneficios (17%).


Al medir estos mismos factores entre las distintas generaciones, la remuneración alcanza el primer lugar de manera transversal. En la generación Z, no obstante, tiene la misma relevancia que el clima laboral, pues ambas alternativas alcanzan un 36% de preferencias.


“Un elemento que empieza a aparecer como relevante para las nuevas generaciones es la distancia entre su hogar y el lugar de trabajo”, detalla además Dominique Motles.


Entre hombres y mujeres tampoco hay muchas diferencias, pues ambos reconocen en el clima, las remuneraciones, los beneficios y el prestigio de la empresa como factores importantes para generar compromiso y permanecer en sus lugares de trabajo.


El estudio arrojó además que el 67% de los encuestados seguiría trabajando en sus actuales compañías incluso si les ofrecieran un trabajo en otra empresa con las mismas condiciones laborales. Asimismo, un 70% de los colaboradores encuestados considera bueno el clima laboral de su empresa, y un 84% recomendaría a su empresa como un buen lugar para trabajar.


Ante la pregunta sobre qué aspectos sus actuales compañías marcan la diferencia respecto al mercado, todas las generaciones respondieron en igual porcentaje (26%) que el activo más relevante que hoy tienen sus empresas son “las personas”, siendo esta cifra un poco más alta en la generación Z, donde alcanzó a un 29%.


En segundo lugar, las generaciones extremas (Baby Boomers y Z) refieren la “misión en función de un objetivo”, a diferencia de las X e Y, para las que es importante el reconocimiento de la marca.


“Una de las principales conclusiones de nuestro estudio tiene que ver con que a juicio de los encuestados, lo más valioso y apreciado como elemento diferenciador en sus compañías, son las personas. Esto implica que el foco de las empresas debe direccionar a las personas en un eje central de su estrategia, haciendo que los recursos humanos sean fundamentales para el logro de los objetivos corporativos”, explica Motles.