​Lucro e intereses políticos

|


Javier Scavia dal p

El fallo del Tribunal Constitucional referente a la anulación de un artículo en la nueva ley de Educación Superior ha producido las más vehementes series de declaraciones en contra de este organismo del estado. Algunos lo han tildado de ser una suerte “tercera cámara”, con la capacidad de torcer las decisiones de los representantes de la democracia y, en definitiva, de ser el responsable de un retorno al demonizado lucro en las universidades privadas.


La verdad es que el fallo ni por cerca anula la restricción del lucro. Otra cosa es por qué el lucro ha subsistido a pesar de la ley (de orígenes en la dictadura militar), y otra el porqué de tanto revuelo ante el fallo y, a pesar de que pueden lucir independientes, mi argumento es lo que explica una también explica la otra, esto es simplemente la obtención de beneficios políticos.


El revuelo del fallo tiene la explicación más directa. Es un potencial estandarte de lucha para incentivar a los estudiantes a abrazar ciertas ideas y por cierto salir a las calles, haciendo nulo uso de su capacidad de pesquisar una información y prefiriendo (un grupo, no todos), que se les “digan la verdad” antes que corroborarla. Una actitud por cierto más digna de las religiones que de cuestiones legales. Sin embargo y lamentablemente, esta comodidad no es propia de algunos estudiantes. Por ejemplo, aquellos que dicen que algo es cierto pues “lo dijo tal fulano en la televisión” caen en la misma actitud.


El porqué el lucro ha subsistido, en gobiernos de derecha e izquierda, es quizá algo más subterráneo. Aun así, no es difícil de sospechar que los grupos de interés de las universidades estén conectados con el mundo político y, aplicar sanciones por lucro a instituciones que concentran gran cantidad de alumnos, es por lejos una de las medidas más poco rentables a la hora de capturar votos.


En resumen, “no hay peor ciego que el que no quiere ver” o, en este caso, quizá fuese más apropiado “la fe mueve montañas”… y a las masas.



Javier Scavia Dal Pozzo

Académico Departamento de Industrias

Universidad Técnica Federico Santa María