​Ojo con el Fracking

|


Antonio Horvath 4SEMANA

La fractura hidráulica o fracking es una técnica por la cual se logra extraer el gas o el crudo atrapado en las rocas por millones de años, a través de la inyección a altas presiones de agua, arena y productos químicos a las formaciones rocosas ricas en hidrocarburos, a fin de mejorar la extracción de los mismos.


La técnica de la fractura hidráulica es empleada en la actividad petrolera desde hace más de 60 años. Sin embargo, hasta hace dos décadas, se empleaba exclusivamente en los yacimientos convencionales, a fin de incrementar la extracción de hidrocarburos cuando estos declinaban su producción.


Pero como la posibilidad de hallar yacimientos convencionales es cada vez más remota, con la ampliación de la frontera tecnológica, se han comenzado a buscar otras formas de yacimientos de hidrocarburos: los no convencionales, de extracción técnicamente más difícil, económicamente más costosas y con mayores riesgos de contaminación


El gas de Esquistos se abrió como una oportunidad en muchas partes del mundo no exento de polémicas por cuanto requiere del uso de productos químicos y de procesos físicos, de fracturamiento de las capas rocosas para poder liberar el gas, lo cual como pudimos constatar en terreno mismo, en el estado de Colorado, EE.UU., se genera roces con actividades turísticas y con las actividades ganaderas por la contaminación que produce, tanto en los cuerpos de agua como en la alteración del paisaje.


En Chile también tenemos una fracción de este tipo de potencial que hay que mirar con particular cuidado y tuvimos la oportunidad de analizar en el libro “la revolución de los territorios y la energía, de la Edición LOM.


Junto al Senador De Urresti hemos presentado una iniciativa legal que permita regular esta actividad de modo de asegurar el que los daños no sean mayores que los supuestos beneficios. Además, en Chile tenemos trabadas una cantidad de Energía renovable no convencional como la solar, eólica lejos superiores en cuanto a potencial y capacidad para poder utilizarla de manera económica y atractiva.


El proyecto de ley tiene como fin regular de manera más específica el fracking y en este sentido agregar a nuestra legislación nacional una norma que defina el concepto de “fractura hidráulica de hidrocarburos”, y además modificar especialmente a la Ley 19.300 sobre Bases Generales de Medio Ambiente la figura del fracking o “fractura hidráulica de pozos de hidrocarburos” en el artículo 10 de la norma, a fin que quede de manera más clara el hecho de ingresar este tipo de proyectos a evaluación de impacto ambiental.


Si bien la mayoría de los proyectos de fracking han de hecho ingresado a evaluación a través de Declaración de Impacto Ambiental, es necesario dejar establecido en la ley que por todas las consideraciones que se plantean en esta presentación, y sobre todo por los potenciales riesgos de graves daños al medio ambiente y a la salud de las personas, es importante que estos proyectos realicen Estudios de Impacto Ambiental, que sean más completos respecto a las sustancias químicas que se utilizan en el proceso de fracking y de las medidas de mitigación que realizará el titular del proyecto.


Antonio Horvath Kiss