Masisa: ​Ajustes de una sola vez por nueva estrategia implican pérdidas contables por US$245 millones en 2017

|


MASISA

Masisa reporta pérdidas por US$245 millones, producto de los ajustes que ha debido hacer por el proceso de transformación en el cual se encuentra. Sin considerar estas pérdidas registradas por única vez, el negocio generó una utilidad de US$27 millones a diciembre de 2017.


Estos ajustes se derivan del cambio y redimensionamiento del modelo de negocio de la compañía, que implicó un plan de desinversión en los tres mercados antes señalados, reduciendo la utilización de capital intensivo en fábricas e industrias, y pasando a un modelo más comercial y forestal, que le permitirá rebajar sustancialmente su deuda y agilizar su capacidad de ejecución estratégica.


Producto del proceso de desinversión de los activos antes señalados, la compañía registró una utilidad de US$33,5 millones respecto al valor libro de estos activos, y una pérdida de US$135,8 millones por la reclasificación de las diferencias de cambio ya reconocidas en años anteriores en el patrimonio (otras reservas).


MASISA FICHA


Junto con lo anterior, para mitigar la volatilidad en Venezuela generada por la hiperinflación, la compañía ha ajustado el valor de sus activos en dicho país a un valor razonable, lo que generó un ajuste negativo de US$154 millones. Para el año 2018, el Directorio decidió cambiar la moneda funcional (contable) de bolívar a dólar, considerando que hacia finales del 2017 los volúmenes de exportación superaron el 50%, con tendencia creciente, lo que evitará nuevas distorsiones en la valoración de esos activos.


Roberto Salas, gerente general de Masisa, afirmó que “el año pasado fue histórico para la empresa con grandes y positivos cambios transformacionales. Estamos asumiendo los efectos de una sola vez del redimensionamiento de la empresa y la razonabilidad del valor de los activos en Venezuela por la hiperinflación. Con esto, la compañía mejora sus expectativas futuras por una reducción significativa en gastos financieros, mayor enfoque a su estrategia de mayor valor agregado y menor volatilidad de los resultados”.


Cabe destacar que en este escenario, el EBITDA del negocio industrial anotó una mejora de 26,6%, alcanzando US$100,9 millones. El EBITDA consolidado recurrente, incorporando el negocio forestal, y sin considerar Venezuela, Brasil y el EBITDA industrial de Argentina, fue de US$90,8 millones, lo que representa un aumento de 14,6% con respecto al año anterior.