​Avances no registrados desde 2015 anotó Wall Street por señales que alejan guerra comercial de EEUU y China

|


WALL24

Este lunes la bolsa de Nueva York reaccionó con alivio a los indicios que alejan una posible guerra comercial entre Estados Unidos y China, y sus principales indicadores se anotaron avances no vistos desde agosto de 2015.


Las versiones periodísticas que apuntan a acercamientos entre Pekín y Washington después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, expresara su intención de imponer aranceles a productos chinos, devolvieron la tranquilidad a los mercados aún resentidos por las pérdidas de la semana anterior.


En cuestión de horas, las noticias de ofrecimientos de China de aumentar la compra de semiconductores en un intento por nivelar la deficitaria balanza comercial estadounidense o de acercamientos entre funcionarios de ambos países inyectaron optimismo al mercado.


Al final, el Dow Jones de Industriales sumó 669,40 enteros, lo que supuso su tercera mayor ganancia en puntos de su historia.

Dow Jones 26 3


Y avanzó un 2,84 %, su mayor repunte desde agosto de 2015 en el mejor día para este índice en los últimos dos años y medio, según recordaron analistas, lo que amortiguó las pérdidas de la semana anterior, cuando el Dow Jones dejó en el camino un 5,7 % que lo devolvió a niveles de noviembre de 2017.


También fue un día de recuperación para el S&P 500, que ganó un 2,72 % hasta 2.658,55 unidades, y para el índice compuesto del mercado Nasdaq, en el que cotizan los principales grupos tecnológicos, que repuntó un 3,26 %.


El Nasdaq, lastrado por el derrumbe de varias de las firmas tecnológicas, entre ellas Facebook, perdió un 6,5 % la semana pasada y terminó por debajo de los 7.000 puntos por primera vez desde febrero pasado.


Este lunes y en medio de una jornada de recuperación, el Nasdaq cerró en 7.220,54 unidades.


La preocupación cundió después de que Trump anunciara el jueves pasado que impondrá aranceles a China por hasta "US$60.000 millones", a lo que Pekín respondió con un comunicado en el que advertía que estaba considerando imponer aranceles de hasta US$3.000 millones a algunas importaciones estadounidenses.


Pero los informes periodísticos tranquilizaron el ánimo de los operadores que frenaron las órdenes de venta y permitieron el rebote del mercado.