El escándalo de las filtraciones de Facebook

|


Facebook2 ok

Se ha demostrado una filtración masiva de datos de la que se niega a admitir porque, según ellos, los datos fueron cedidos voluntariamente por cada usuario.


Llevamos una semana escuchando mucha información sobre una fuga bastante importante de datos de la red social más importante del mundo.


Nada más y nada menos que el gigante Facebook se ha metido en graves apuros al destaparse una de las filtraciones más importante de la historia.


Si alguna vez ha respondido a preguntas como en alguno de los cuestionarios de personalidad gratuitos que pululan en Facebook, usted debe saber que estos resultados se almacenan en lo que se conoce como puntuación de Ocean Scores.


Esta información se agrupa y califica de acuerdo con los cinco grandes rasgos psicológicos de:


-Apertura a la experiencia (Apertura al cambio)

-Responsabilidad

-Extraversión

-Cordialidad, Amabilidad o Afabilidad

-Inestabilidad Emocional o Neuroticismo


De uno de estos estudios tenemos la grave fuga que ha revolucionado las redes.


Una empresa llamada Cambridge Analytica, derivada de una consultora británica que algún momento trabajó como contratista de defensa, en “operaciones psicológicas” anti-terroristas en Afganistán, ha estado utilizando Facebook como una herramienta para construir perfiles psicológicos y lo hace sembrando la red social con cuestionarios de personalidad.


Los encuestados, ahora cientos de miles de nosotros, son suficientes como para que la empresa haga cruces de datos entre unos y otros, con comportamientos y características demográficas similares.


Cambridge Analytica también echa un vistazo a los resultados de nuestras puntuaciones en juegos y formularios de aspecto inofensivo y, gracias a Facebook, obtiene acceso a sus perfiles y nombres reales.


Todo en manos de gigantes de datos de consumidores, orientados a crear la publicidad personalizada que nos llega cada día.


Aparentemente estos datos por separado no tienen una importancia cuantificable, pero si los mezclas en una coctelera con fines menos publicitarios, el resultado es otro muy diferente.


Cuando hablamos de recopilar datos para perfiles de cara a buscar una optimización de las empresas que contratan publicidad, no nos asombra y en ocasiones tampoco nos importa.


De la legislación particular de cada país sale la cantidad de datos aprovechables.


Lo nuevo es la eficacia con la que los anuncios digitales personalizados pueden probarse y combinarse con nuestras personalidades.


Facebook es el arma definitiva del micro-targeting (objetivo micro dirigido) y está teniendo un crecimiento brutal en el negocio publicitario obteniendo cifras récord cada trimestre.


Los anunciantes son conscientes de la influencia que tiene Facebook y saben que su mensaje puede dividirse en los segmentos o nichos de clientes potenciales a los que esperan llegar.


Es conocido que Facebook es muy ambiguo a la hora de coartar la libertad de expresión de algunos grupos y en su manera de posicionarse, ya que su papel cada vez mayor en la forma en que recibimos nuestras noticias, reales o falsas, afecta directa e indirectamente en nuestras conciencias y opiniones.


Lo que nos lleva de nuevo al cómo es posible que los datos de hasta 50 millones de perfiles hallan salido de los servidores de Facebook sin su conocimiento.


Aquí es cuando entra en escena el “Centro de Psicometría” de la Universidad de Cambridge.


Donde los investigadores desarrollaron una técnica para mapear los rasgos de la personalidad en función de lo que a la gente le gustaba en Facebook.


Los investigadores pagaron a los usuarios pequeñas sumas para realizar un cuestionario de personalidad y descargar una aplicación, lo que eliminaría cierta información privada de sus perfiles y los de sus amigos.


El enfoque, según los científicos, podría revelar más sobre una persona de lo que sus padres o parejas románticas sabían.


Después de los acontecimientos es conocido que este reclamo siempre fue cuestionado.


Para tales fines académicos, nuestro doctor, construyó su propia aplicación y en junio de 2014 comenzó a recopilar datos para Cambridge Analytica.


La creación de esta aplicación y todas las horas de trabajo fueron cubiertos por dicha consultora.


La minuta se estima en más de 800,000 dólares, y le permitió guardar una copia para su propia investigación, de acuerdo con los correos electrónicos y los registros financieros de la empresa.


Todo lo que justificó a Facebook, y a los usuarios en las bases legales, fue que estaba recopilando información para fines académicos, dicho por la red social.


Fallo del servicio jurídico de Facebook el no verificar estas bases y no asegurarse de que los datos no serían vendidos, sino borrados después del estudio.


Finalmente, Cambridge Analytica se hizo con más de 50 millones de perfiles brutos.


De ellos, aproximadamente 30 millones, contenían suficiente información, incluidos los lugares de residencia, para que la compañía pudiera comparar los usuarios con otros registros y crear perfiles psicográficos.


Pero en The Guardian y en The New York Times han podido tirar del hilo de esta noticia, llegando a vincular la adquisición de perfiles de usuarios, para enviar publicidad y mensajes y así condicionar la opinión de los votantes de las elecciones estadounidenses o la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, el llamado “Brexit”.


Esta demostrado que Facebook conoce desde 2015 la filtración de los perfiles y que habían sido compartidos con otras empresas.


Enviaron una carta pidiendo que se borrasen los datos y no se sabe que hicieran mucho más.


Estos dos años Facebook ha ocultado esta importante brecha de seguridad, posiblemente incumpliendo legislación de varios países.


Incluso presiono en algunos casos y amenazó en otros con acciones judiciales a los periódicos si publicaban las revelaciones.


Ahora es cuando la capacidad de escandalizarse de cada uno de los usuarios y su verdadera preocupación por la privacidad de sus datos han de valorar la confianza en la marca de Mark Zuckerberg



Por Miguel Ángel Sola, review4iu.com