​CCS: Recorte en inflación proyectada posterga el escenario de normalización monetaria hacia 2019-2020

|


Supermercado web

Las proyecciones publicadas por el Banco Central en su primer Informe de Política Monetaria del año (IPOM Marzo), elevó en ½ punto el rango de crecimiento proyectado para 2018, dejándolo entre 3% y 4%, ratificando que la economía crecerá por sobre su potencial por varios trimestres en adelante. El rango proyectado es consiste con las estimaciones de crecimiento de la CCS, que hemos corregido al alza desde el 3% previo a 3,4%.


El informe da cuenta de un favorable escenario global que acompaña esta mejoría en las proyecciones. Prácticamente todos los vectores se alinean en una dirección favorable, entre los que destaca las recuperación de la economía internacional, las mejores expectativas internas, las favorables condiciones financieras, la ausencia de desbalances económicos importantes, el fin del ciclo de ajuste en la inversión y un proceso de recuperación interno que ya ha tomado forma.


Los supuestos de trabajo para elaborar las proyecciones son a parecer de la CCS adecuados a la situación interna y externa. Se mejora el crecimiento de los socios comerciales, se estima que el impulso fiscal será conforme a lo que establece la Ley de Presupuestos, y se proyecta que los precios de los productos básicos seguirán un comportamiento de alzas moderadas y ordenadas en relación a 2017.


En materia cambiaria, la CCS estima que existe una mayor dosis de incertidumbre. El supuesto del IPOM plantea que el tipo de cambio convergería hacia sus valores de largo plazo durante el período de proyección. Es decir, hasta antes de 2020, el tipo de cambio doméstico permanecería en algún grado apreciado respecto de sus valores de largo plazo, retrasando la convergencia inflacionaria en relación a lo esperado en diciembre.


Por ello la proyección de inflación para 2018 ha sido recortada de 2,9% en el IPOM de Diciembre último a 2,3% en marzo, en un contexto en que se acelerará el crecimiento económico por sobre el crecimiento potencial, cerrando las brechas de actividad más rápido de lo anteriormente previsto.


Nuestras estimaciones de inflación para el año 2018 fueron corregidas a la baja también, pero solo marginalmente, desde un 2,9% a 2,8%, considerando que puede producirse una trayectoria más acelerada en la normalización del tipo de cambio. Esto, a la espera de que los países avanzados continúen restando grados de expansividad a sus políticas monetarias, pero por sobre todo, debido a la aceleración de la inversión y del consumo interno, en especial de los bienes de consumo no durable y servicios, lo que presionaría la inflación de no transables.


Por último, el panorama descrito en el IPOM estima que están además dadas las condiciones para que el crecimiento de la economía local pueda ser incluso superior, por el potencial de un crecimiento más acelerado en la inversión (3,6%, frente a una estimación de la CCS de 5%), y el efecto positivo de la formación de expectativas en el desarrollo de la coyuntura. La política monetaria mantendría su nivel de expansividad actual mientras la inflación no converja al 3%, lo cual ocurriría hacia 2019-2020.