Investigador de la U de Chile es parte de estudio que encontró formación estelar en la periferia de la Gran Nube de Magallanes

|


Rene mendez ok

“Quisimos averiguar cuán lejos, más allá del disco aparente de la Gran Nube de Magallanes, se podían formar estrellas debido a la interacción con otra galaxia satélite de la Vía Láctea, la Pequeña Nube de Magallanes”, comentó René Méndez respecto a la investigación que buscó indicios de formación estelar en zonas de baja densidad de gas.


El astrónomo explicó que la interacción gravitacional entre estas galaxias, junto con la interacción de ambas con la Vía Láctea, ha generado ondas de presión que se desplazan a través del espacio y que comprimen el material en algunas zonas. Esto aumentó transiente y sustancialmente la densidad en la periferia de la Nube Grande de Magallanes y produjo formación estelar en la región, no por colapso gravitacional de una zona de alta densidad de gas, que es el mecanismo convencional, si no que como producto de la interacción.


Para concluirlo, el equipo científico trabajó con 31 estrellas jóvenes extraídas desde una muestra de seis mil. Finalmente, luego de medir sus velocidades radiales, parámetros estelares, distancias y edades, determinaron que seis pertenecían a la periferia de la Gran Nube de Magallanes (LMC, por sus siglas en inglés).


“Lo interesante es que estas estrellas están muy lejos del centro, mucho más allá de dónde se han descubierto objetos de tipo temprano, pero, dadas sus velocidades y dispersiones de velocidades, tienen que haber nacido en ese lugar”, resaltó el astrónomo quien agregó que si estas estrellas se hubieran creado en el disco y luego hubiesen sido expulsadas, tendrían una velocidad relativa muy alta, lo que no concuerda con las mediciones realizadas por los investigadores.


“Su cinemática es totalmente consistente con un movimiento regular en el disco de la Gran Nube de Magallanes. Es decir, son objetos del disco y no se están escapando desde el centro”, puntualizó Méndez.


La densidad del gas donde se encuentran estas estrellas es muy baja en comparación con las regiones donde usualmente se crean estrellas, dado que la interacción gravitacional es la causante de la formación estelar en la zona. “Esto es extraordinario porque nos da pistas sobre cómo ha sido la interacción entre la nube grande y la nube chica, y, además, es la primera vez que se descubren estrellas de este tipo en la periferia de la Gran Nube de Magallanes”, subrayó el investigador.



Trabajo futuro



Luego de esta investigación el equipo publicó otro artículo, esta vez en el Astrophysical Journal Letters, en el que, a partir de observaciones realizadas utilizando los telescopios Magallanes del Observatorio Las Campanas, en Chile, se determinó el patrón de abundancias químicas de las seis estrellas, lo que reafirmó las conclusiones de la primera investigación.


“Cada galaxia tiene su propio historial de enriquecimiento químico. Estas estrellas siguen un patrón de abundancias similar al de la Gran Nube de Magallanes, lo que quiere decir que efectivamente fueron formadas a partir del mismo material primigenio”, sostuvo René Méndez.


El astrónomo contó que el equipo obtuvo más tiempo de observación tanto en telescopios en Chile como con el Hubble Space Telescope para estudiar otras estrellas del catálogo inicial, con el fin de ampliar la muestra y así analizar con mayor profundidad la distribución aparentemente circular que exhiben estas estrellas alrededor del centro de la Gran Nube de Magallanes.