Ministro del Trabajo anunció que las empresas participarán en el modelo de modernización del Sence

|


Seminario clapes ok


“El bajo crecimiento de la productividad laboral e incluso la disminución de ella en algunos sectores, es uno de los problemas más importantes que afectan a la economía chilena”, indicó el director de Clapes UC, Hernán de Solminihac, durante el seminario “Capacitación para el futuro”.


Explicó que el proceso de formación del capital humano es continuo y en este debe incorporarse la tecnología. “Tenemos que aprender a aprender. Un trabajador debe tener la posibilidad de adaptarse a las nuevas condiciones de un mundo cada vez más cambiante e interconectado. Los nuevos tiempos obligan a contar con un sistema de capacitación continuo y de calidad que no solo se preocupe de las competencias técnicas sino que también de las competencias transversales”. De Solminihac destacó que hay consenso en que “el sistema de capacitación chileno no está generando los efectos esperados sobre el empleo, los salarios y la productividad”.


Por su parte, Nicolás Monckeberg, ministro del Trabajo y Previsión Social, reconoció que el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence), es “poco moderno” y anunció una serie de propuestas para actualizarlo. “Trabajaremos con las empresas para definir contenidos de los cursos y abrir espacios de aprendizaje dentro de estas, generando estudios que digan cuánto, cómo y en qué formar”, dijo el secretario de Estado, haciendo hincapié en que este es un trabajo conjunto que debe realizase entre el Gobierno, los empresarios y los trabajadores, sumando a la academia desde su rol formador.


La jefa de División de Mercados Laborales del BID, Carmen Pagés, planteó que “un tsunami tecnológico está transformando el mundo del trabajo. Habrá empleos muy distintos y hay que acompañar a los trabajadores para que se adapten”. Además identificó tres áreas de respuesta a este desafío: apoyar a los trabajadores que se vean afectados en la búsqueda de un nuevo empleo, reformar el sistema de capacitación para conocer la demanda de habilidades requerida, y actualizar la legislación laboral, flexibilizando la jornada laboral e incorporando nuevas modalidades de trabajo.


Luego en el debate –moderado por Sergio Urzúa, Coordinador de Políticas Sociales de CLAPES UC– Bárbara Figueroa y Alfonso Swett coincidieron en que la capacitación es un tema que no puede seguir posponiéndose y que debe resolverse ahora.


La dirigenta sindical planteó que los esfuerzos realizados hasta ahora no han sido suficientes, y que hay que revisar en profundidad en qué áreas se necesita capacitar. “La CUT quiere un nuevo sistema de formación para superar desigualdades. Hay que capacitar en dos niveles: a quienes ya pueden dar el salto que requieren para incorporarse en mejores condiciones y a quienes no pueden darlo. Queremos algo que permita que esta discusión se haga en serio, pero que no abra la puerta a la precarización del empleo”.


Además, Bárbara Figueroa hizo un llamado a reflexionar “qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. La innovación no es solo invertir, sino que pensar. Es en esta materia que se requiere un gran acuerdo nacional”.


Alfonso Swett, presidente del Consejo Asesor Nacional de Clapes UC, indicó que en este tema, “entre los trabajadores y los empresarios hay más desafíos conjuntos que temas pendientes”, pero que se señala mucho cuáles son las fallas y no las soluciones al problema. “El Estado falla y no presenta soluciones. Es el principal responsable de la desigualdad, porque el sistema de capacitación no se ha actualizado en más de 21 años y, por ejemplo, deja fuera al empleo por cuenta propia que no puede acceder a cursos de formación”. Swett remarcó la necesidad de contar con “una nueva ley del sistema de capacitación, porque aquí hay un tema clave de productividad y de generación de empleo”.