​Gobierno se Resta de Proceso de Conciliación por Proyecto Dominga y Tribunal fallará antes de 30 días sobre legalidad del rechazo

|


Proyecto Dominga

El Ministerio del Medio Ambiente presentó un escrito ante el Tribunal Ambiental de Antofagasta, en el que le informa que no participará en el proceso de conciliación entre Andes Iron y el Servicio de Evaluación Ambiental a raíz del Proyecto Dominga.


Mediante una declaración pública argumentó que en este caso, en el que una empresa acusa ilegalidad en un acto administrativo, un proceso conciliador generaría más dudas, por lo que decidieron no perseverar, pero esperan que el tribunal se pronuncie sobre la legalidad del acto administrativo que rechazó la realización del Proyecto Dominga.


“Que sin perjuicio de las facultades que son propias de este tribunal, mi representada estima necesario que en este caso exista un pronunciamiento jurisdiccional, debido al tenor de las materias reclamadas, que dicen relación principalmente con la legalidad de un acto administrativo enmarcado en el proceso de evaluación de impacto ambiental”, indica el documento.


Marcela Cubillos

La ministra del Medio Ambiente, Marcela Cubillos, señaló que “en Chile existe un procedimiento técnico y eminentemente participativo de evaluación de proyectos. Creemos que no contribuye a fortalecer la institucionalidad, que es tarea primordial del Gobierno, entrar al final del proceso, en una negociación directa con la empresa Andes Iron”.


Asimismo, indicó que el proceso judicial determinará el futuro del proyecto y si hubo algún error en la evaluación.



Daniel Guevara


La decisión de las autoridades de Gobierno entrantes fue criticada por el presidente del Primer Tribunal Ambiental, Daniel Guevara, quien por el contrario indicó que esta instancia fortalece la institucionalidad “cuando en la construcción de acuerdos, sean más grandes, intermedios u otros, se desarrolla una actitud de diálogo, porque a través de ellos se construye una posición de respeto”.


El ministro titular del Tribunal Ambiental, Mauricio Oviedo, aseguró que con la ausencia del SEA, deberán fallar dentro de los próximos 30 días, “por tanto nosotros prevemos que durante el mes de abril tendremos ya sentencia definitiva sobre el caso”.


El alcalde de La Higuera, donde se emplazaría el proyecto minero Dominga, Yerko Galleguillos, manifestó su sorpresa con la resolución, pero avaló que es el tribunal el que deberá definir la legalidad del proceso.


“Yo creo que nadie lo esperaba, pero la ministra ha sido súper clara en sus palabras. Lo único que interesa es fortalecer la institucionalidad, que se ha visto quebrada el día en que la comisión regional medioambiental rechazó el proyecto y el día en que el Consejo de Ministros turbiamente también lo rechazó”, sostuvo.


Con la sentencia dentro de los próximos 30 días, en caso de favorecer a la empresa Andes Iron, la decisión de aprobación del polémico proyecto deberá volver a ser revisada por el Consejo de Ministros pero, esta vez, con los titulares de la administración Piñera.


Sofofa


La Sociedad de Fomento Fabril, mediante una declaración pública, también se pronunció sobre la decisión del Gobierno de restarse del proceso de conciliación: "Valoramos la atribución del Tribunal Ambiental de proponer bases de arreglo para una conciliación que permita resolver conflictos entre partes cuando éste se refiera a medidas de compensación, mitigación o reparación de los impactos ambientales de un proyecto o bien vinculadas con su línea base. Al mismo tiempo entendemos que la decisión del SEA (Sistema de Evaluación Ambiental)de restarse del proceso de conciliación dice relación con que la reclamación del titular se refiere a la ilegalidad de un acto administrativo, respecto de lo cual prefiere que falle el Tribunal", ya que no vendría al caso una conciliación.


SOFOFA

"Más allá del análisis legal que obviamente debemos profundizar y del proyecto específico al que se refiere el caso, es importante que el gobierno dé señales tempranas de que el desarrollo de proyectos de inversión no es solamente coherente con la necesidad de reactivar la inversión, sino que también puede potenciar el cuidado y la preservación de zonas ecológicamente valiosas como aquella cercana al proyecto referido.


Si hoy en día estamos discutiendo respecto de la conservación de espacios marinos, más relevante es preguntarse cómo éstos se conservan, administran y cómo se genera el conocimiento científico para ver la forma de proteger esa zona. El desarrollo de proyectos de inversión cuyos impactos sean debidamente revelados, mitigados, compensados o reparados, en nuestra opinión representan una oportunidad para crear la institucionalidad necesaria para lograr esos objetivos de conservación" finaliza el escrito de la Sofofa.