¿En qué medida merece la pena pagar el «rescate» tras un ataque con ransomware?

|


Ransomware2 12 3

Existen multitud de tipos de malware diferentes que pueden afectar a nuestros equipos informáticos de muchas maneras diferentes, algo que en gran medida depende del formato del código malicioso con el que se haya infectado.


Pues bien, en los últimos tiempos hemos sido partícipes de la alta proliferación que el malware denominado como de tipo ransomware, ha ido teniendo, convirtiéndose de este modo en el código malicioso más peligroso en la actualidad. Como la mayoría ya sabréis, el ransomware actual afecta tanto a usuarios individuales como a grandes empresas, tal y como hemos podido comprobar a lo largo de estos últimos meses.


Al mismo tiempo, su principal modo de funcionamiento se basa en el «secuestro» de los equipos y datos almacenados para que sean liberados por parte del atacante, tras el pago del correspondiente «rescate», proceso que suele llevarse a cabo en su totalidad a través de Internet. Sin embargo, lo que muchos se preguntan, en el caso de ser infectados, es si realmente van a recuperar el control de sus datos personales y equipos, en el caso de realizar el desembolso solicitado por los ciberatacantes.


Pues bien, llegados a este punto, decir que en base a un reciente estudio que se ha llevado a cabo en un total de 17 países entre usuarios que han sido víctimas de algún tipo de ransomware, se ha podido ver que tan solo en torno a la mitad de los que pagaron el «rescate», consiguieron recuperar sus datos.


Al mismo tiempo hay que tener en cuenta que alrededor del 60% del total de los usuarios afectados por este formato de ataques, decidieron no ceder a las presiones y no pagar el dinero solicitado por los atacantes. Eso sí, merece la pena saber que de ese 60%, tan solo el 8% perdieron definitivamente el acceso a la información que había secuestrada, lo que quiere decir que la gran mayoría, a pesar de no pagar, consiguieron, de un modo u otro, volver a acceder a sus datos personales.


Es por todo ello y en base al mencionado estudio, por lo que podemos llegar a la conclusión de que la opción más adecuada llegado el desagradable caso, es no ceder a las peticiones de los ciberatacantes en lo que se refiere al pago del «rescate». Primero porque de algún modo tenemos muchas posibilidades de volver a tener el control del equipo por medio de soluciones de terceros, mientras que por otro, aun pagando el dinero, nada nos garantiza, ni mucho menos, que la situación vaya a revertirse a nuestro favor. (adslzone)