​Bencinas bajan este jueves por cuarta semana consecutiva

|


BENCINA10 WEB

Según informó la Empresa Nacional del Petróleo, ENAP, los precios de las bencinas para distribución mayorista experimentarán bajas por cuarta semana consecutiva a contar de este jueves. Sin embargo el Kerosene y el Gas Licuado de Petróleo experimentarán alzas. Las bencinas de 93 y de 97 octanos, así como el diésel bajan nuevamente $5,7 hasta los $684,0, $706,2 y $455,7 por litro, respectivamente. El kerosene incrementará su precio mayorista en $4,5 hasta los $445,5 por litro, mientras el Gas Licuado de Petróleo sube $15,3 hasta los $250,5 por litro.


Durante el período de referencia en Estados Unidos la producción de crudo continuó al alza y se mantuvo robusta sobre los 10 millones de barriles diarios (MMbd), superando la de Arabia Saudita, otrora mayor productor de crudo. Los pronósticos indican que este comportamiento se mantendría a lo largo del año y a fines de octubre alcanzaría los 11 MMbd. Así, se generó un contexto de mercado en el cual persistía la incertidumbre en torno a si se generará una nueva competencia entre Estados Unidos y los países de la OPEP, que termine deteriorando los precios.


Adicionalmente, surgió información que deterioró las perspectivas de demanda. La información suministrada respecto a tres de los principales consumidores de crudo: China, India y Japón, reportó una desaceleración mensual en su actividad industrial. China reportó que su crecimiento industrial durante el mes de febrero fue el más bajo desde julio de 2017. En Japón, la producción industrial sufrió su mayor caída desde el terremoto de 2011. Por otra parte, la industria en India se desaceleró a un mínimo de cuatro meses.


Finalmente, en la última mitad del período de referencia la valoración del crudo y sus derivados fue también presionada por el aumento del dólar y el comportamiento de los mercados bursátiles. Así, se configuró un escenario en el cual existió una mayor predisposición del mercado por deshacerse de activos de riesgo como los futuros de crudo, cuya demanda también resultaba debilitada por un encarecimiento del dólar.