​Utilidades de Coca-Cola Andina crecieron 30,2% en 2017 por efectos cambiarios pese a menores volúmenes vendidos

|


CocaAndina2

La utilidad neta de Coca-Cola Andina atribuible a los controladores ascendió a $117.836 millones en 2017, lo que representa un incremento de 30,2% respecto del año anterior. En tanto, las ganancias del cuarto trimestre se incrementaron un 21,2%, alcanzando los $44.109 millones.


El EBITDA consolidado acumulado del año fue $337.890 millones, lo que implica un aumento de 8,6%. En el cuarto trimestre el EBITDA consolidado creció 8,1% llegando a $106.431 millones.


Las ventas netas consolidadas durante el año 2017 fueron de $1.848.879 millones,lo que representa un aumento de 4,0% en relación con 2016. En tanto, en el cuarto trimestre las ventas crecieron 1,0%. En cuanto al volumen de ventas consolidado, durante el año éste alcanzó 756,3 millones de cajas unitarias, lo que implica una reducción de 2,9% , explicado principalmente por la contracción del volúmen en las franquicias de Brasil, Argentina y Chile, mientras que en el cuarto trimestre se alcanzaron 221,0 millones de cajas unitarias, un 1,4% superior respecto del cuarto trimestre de 2016.

El costo de ventas consolidado aumentó un 3,4%, lo que está explicado en lo medular por un mayor costo del azúcar, el aumento de los ingresos que tiene una incidencia directa en el costo del concentrado, y mayor costo de mano de obra en Argentina. Esto fue parcialmente compensado por el menor costo por el menor volúmen vendido y la apreciación del real brasileño y el peso chileno, lo que tiene un efecto positivo sobre los costos dolarizados.


Los costos de distribución y gastos de administración consolidados aumentaron 2,1% debido, por un lado, al efecto de la inflación en Argentina en gastos tales como la mano de obra, fletes y servicios provistos por terceros, sumado a un mayor costo de mano de obra independiente del efecto inflacionario.Eso fue parcialmente contrarrestado por la conversión de cifras desde las filiales en Argentina y Brasil, un menor gasto en marketing en Brasil y menor costo de fletes en este último país.


“En el año 2017 mostramos resultados financieros positivos en las cuatro operaciones de la compañía, a pesar del complejo escenario macroeconómico al que se vieron enfrentados los países en que operamos. Esos resultados son el fruto de la calidad de ejecución de nuestros operadores, de una constante revisión y capacidad de ajustar nuestras estrategias de precios y empaques a las diferentes realidades cambiantes de los entornos donde operamos y de una búsqueda continua de mejora en la eficiencia de nuestros procesos. Por otro lado, el foco que hemos puesto en la ejecución en el mercado nos llevó a mostrar ganancias de participación de mercado en todas nuestras franquicias, durante el cuarto trimestre de 2017”, explicó Miguel Ángel Peirano, vicepresidente ejecutivo de Coca-Cola Andina.