Las tres criptomonedas que más usan los criminales

|


Criptomonedas ok

Las criptomonedas llevan ya años, y su popularización ha llevado a la creación de algunas de ellas con interesantes características. Mientras que algunas como Ripple o Nano se caracterizan por sus pagos rápidos y con bajas o nulas comisiones, otras destacan por su anonimato. Y eso preocupa seriamente a las autoridades.


Algunas criptomonedas están empezando a despuntar debido a que son ideales para los criminales. De entre las más populares, hay tres monedas que preocupan a la Europol y la Policía Metropolitana de Londres: Monero, Zcash y Dash. Y las tres están entre las tres más utilizadas de la red.


Monero es de las más populares de entre las usadas por los criminales por dos factores: su anonimato y lo bien que se mina usando procesadores. Creada en 2014, actualmente tiene una capitalización de mercado de 4.830 millones de euros. 


Dash, con una capitalización similar de 5.000 millones de dólares, fue conocida inicialmente como Darkcoin, y fue un fork de Litecoin centrado en añadir más opciones de privacidad. Aunque Dash use direcciones transparentes, a través de PrivateSend se puede ocultar el origen de los fondos.


La última es Zcash, creada en 2016. Aunque por defecto no hace las transacciones completamente privadas, sí que cuenta con funciones que permiten optar por una variante que es casi imposible de monitorizar.


Desde la Europol afirman que cada vez se utilizan menos grandes monedas como el bitcoin, debido a la mejor privacidad que ofrecen las otras y al menor coste en las transacciones, entre otros factores. Por culpa de esto, es prácticamente imposible asociar una transacción a una persona, impidiendo realizar arrestos.


De hecho, las plataformas que usan estas monedas están consiguiendo que sea casi imposible por parte de las autoridades recabar información sobre ellas, al contrario que otras criptomonedas que si tienen infraestructura para aportar información. Y si a esto se le suma el intercambio entre varias monedas en diversos portales de intercambio, el rastro se pierde casi por completo con facilidad.



Hay quienes creen que el bitcoin es anónimo



Las autoridades reconocen que las criptomonedas no son en esencia herramientas criminales, pero sus características hacen que sea inevitable que esta gente los use para ello. De momento, una gran parte del mercado sigue operando con bitcoin por su amplia aceptación, así como su mejor infraestructura.


El problema que presenta el bitcoin es que para poder comprarlo con moneda fiat se requiere una gran cantidad de información del usuario, como su DNI, dirección, nombre completo e incluso una foto de su cara. Esto facilita a las autoridades el proceso de identificación, el cual afirman que realizan cada vez más rápido.


Muchos de los usuarios que compran con criptomonedas se creen que lo hacen de manera completamente anónima cuando están usando bitcoin, pero en realidad están dejando un rastro que permite a las autoridades llegar hasta la dirección original desde la que han comprado las criptomonedas. Un ejemplo lo encontramos en Coinbase, haciendo que su detención sea realmente sencilla. (ADSLZone)