​China acalla las críticas a la previsible permanencia de Xi Jinping en el poder

|


Xi Jinping

Las autoridades chinas eliminaron este lunes de las redes sociales locales, en especial de la plataforma Weibo -el twitter chino-, las críticas que proliferaron luego que el Partido Comunista Chino abriera la posibilidad para que el presidente Xi Jinping se perpetúe en el cargo, al abolir el límite de dos mandatos que establece la Constitución chins.Los censores chinos bloquearon la búsqueda de expresiones como "permanecer otro periodo" o "dos periodos", y eliminaron la posibilidad de comentar algunas de las noticias sobre este asunto. Las opiniones negativas sobre la determinación del PCC fueron simplemente borradas de la red. A la vez, medios oficiales como el diario Global Times o el Diario del Pueblo se apresuraron a justificar la propuesta del Comité Central del PCC. El primero argumentó en su editorial que esta medida "mejorará el liderazgo" del Partido y puntualizó que "el cambio no significa que el presidente chino se mantendrá (en su puesto) de por vida"."Todos los chinos apoyan la enmienda y esperan que pueda contribuir a nuestro bienestar", añadía el texto."Las masas dicen que apoyan que se apruebe la reforma constitucional", escribió la agencia Xinhua.Al margen de esta divergencia de opiniones, los analistas coinciden en que el anuncio del PCC marca un giro crucial en la forma en la que se había ejercido el poder en este país en las últimas décadas."Es uno de los cambios más importantes que acomete el régimen desde la época de la reforma (cuando Deng Xiaoping puso fin a la era maoísta en 1978) y la apertura. Es una decisión que va a provocar el pánico al interior y en el exterior del régimen", explicó el historiador Zhang Lifan en una conversación telefónica con el diario El Mundo de España.Para Deng Yuwen, un antiguo director de un medio oficial vinculado al PCC, la intención final de Xi Jinping es adjudicar una mayor significación al puesto de jefe de estado, que hasta ahora era una posición ceremonial frente al poder real que atesoraba el secretario general del partido y el presidente de la comisión central militar, cargos todos ellos que aglutina el actual líder chino."En los próximos 5 años, puede que se otorgue poderes más sustanciales a la presidencia y es muy probable que lo veamos en futuros cambios de la constitución", declaró al diario South China Morning Post.Deng Yuwen coincidió con la mayoría de los expertos al opinar que el anuncio del PCC indica que Xi Jinping permanecerá como presidente más allá del 2023. "En este momento no sabemos si puede ser de por vida, pero está claro que al menos estará otros dos periodos (10 años más)", precisó. Pese al poder que acumula y las comparaciones que se están realizando con la figura de Mao, lo cierto es que Xi Jinping todavía está lejos de alcanzar la simbología o protagonizar los excesos que caracterizaron al apodado "Gran Timonel".Sin embargo, como apunta uno de los principales analistas de Mizuho Bank Ltd, con base en Hong Kong, Ken Cheung, "el potencial cambio de un liderazgo colectivo (como había estipulado Deng Xiaoping) a un liderazgo único aumenta el riesgo de una mala gestión política y la falta de un sistema transparente en la transición de poder apunta a un incremento del riesgo político".También la posibilidad de que ese único líder refuerce el control y las medidas coercitivas si se siente cuestionado, señaló Joseph Cheng, otro conocido observador de la realidad china."El régimen será más severo con la represión, habrá menos tolerancia con las críticas", indicó a la agencia AP. La misma historia china recuerda las palabras de Deng Xiaoping: construir el futuro de un país en base al renombre de una o dos personas es muy poco saludable y muy peligroso", publico El Mundo.


De forma paralela a la concentración de poder, la figura de Xi Jinping cada día recibe más alabanzas en los medios de comunicación oficiales que comienzan a desarrollar un culto a la personalidad cada vez más obvio.Los medios controlados por el PCC también han comenzado a reescribir la experiencia política reciente de esta nación y el editorial del Diario del Pueblo afirmaba este lunes que "se ha demostrado a lo largo de la historia que una estructura de liderazgo en la que el líder principal de China sirva simultáneamente como Presidente, jefe del Partido y comandante de los militares es una estrategia ventajosa y que se debe adoptar" olvidando las millones de personas que murieron bajo el régimen maoísta.El mandatario chino afronta sin embargo numerosos desafíos para consolidar la primacía mundial que parece buscar para su país, en especial ante el declive de la "luna de miel" que mantenía con el presidente norteamericano Donald Trump, que el pasado mes de diciembre definió a la nación asiática como un "competidor estratégico" de EEUU en su primer documento de seguridad nacional.Desde hace semanas la tensión entre ambas naciones en el capítulo comercial se ha acrecentado y son muchos los especialistas que alertan sobre un inminente choque de magnitud desconocida en este sector.El principal asesor económico de Xi, Liu He, visitará Estados Unidos esta semana, como confirmó el ministerio de Asuntos Exteriores chino, para abordar precisamente las crecientes diferencias en este sentido.