​Proyección OCDE: Chile crecería 2,9% en 2018 y 2019 por Avance de Exportaciones e Inversión

|


Cobre Envios

La contracción que ha enfrentado la economía de Chile en los últimos años “parece acercarse al final”, gracias a mejores perspectivas para sus principales socios comerciales, destacó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Tras haber crecido apenas 1,7% en 2017, uno de los peores desempeños de la economía chilena desde la crisis financiera del 2009, la actividad avanzaría casi 3,0% este año y el próximo.


Los envíos “crecerán a un ritmo más sólido, respaldados por la mejora de los mercados de exportación y el repunte en los precio del cobre”, dijo la OCDE en su informe, presentado en Santiago por el secretario general, Ángel Gurría.


“El fortalecimiento de la demanda, las buenas condiciones de financiamiento y las medidas recientes en materia de políticas para respaldar las exportaciones y productividad reactivarán la inversión”, agregó el organismo.


El informe resaltó asimismo que en la medida que repunte el crecimiento, la tasa de desempleo irá descendiendo y mejorará el nivel de los salarios.


Riesgos


Entre los principales riesgos para el crecimiento del país están la evolución de sus principales socios comerciales y de los precios de las materias primas. Según la OCDE, una recuperación adicional en los precios del cobre impulsaría la confianza y la inversión e incrementaría los ingresos del gobierno. En tanto, un descenso en las perspectivas de las exportaciones lastraría el crecimiento.


En esa línea, medidas para impulsar la competencia y productividad, como planea Piñera, y el nuevo fondo de Infraestructura -creado bajo el actual gobierno- podrían incrementar también la inversión en mayor medida de lo previsto.


La OCDE destacó que la economía necesita continuar con una consolidación fiscal en el mediano plazo. En ese marco, proyectó que el déficit descendería a cerca del 1,7% del PIB en 2019 y si el gobierno continúa en esa línea la deuda bruta se mantendrá en una senda sostenible.


El ente estimó que para apoyar un mayor dinamismo de la economía, el Banco Central tiene previsto mantener “convenientemente acomodaticia” la tasa de política monetaria en torno a los niveles actuales (2,5%).