BCI: Hay 35% de probabilidad que tipo de cambio baje hasta $570 en siguientes 3 meses

|


DOLAR15

El Informe Cambiario de marzo de BCI indica que se advierten señales de mayores presiones inflacionarias en EE.UU., motivando alzas en rendimientos soberanos y correcciones a la baja en bolsas. El dólar global se debilita, a la vez que se apreciacian las monedas de economías emergentes. Los fundamentos, sin embargo, apuntan a una depreciación gradual de la moneda local.



Contexto externo



En febrero se ha producido un importante ajuste en los precios de activos financieros, creciendo la volatilidad en los mercados de renta variable y renta fija.


También surge la preocupación por un posible “sobrecalentamiento” de la economía norteamericana, lo que podría motivar un proceso acelerado de alzas en tasa de interés por

parte de la Reserva Federal.


Esto ha provocado que las tasas de largo plazo de las economías desarrolladas suban con fuerza: la tasa a 10 años de EE.UU. alcanza 2,90%, llegando al mayor nivel desde 2014. Pese a ello, el premio por plazo se mantiene contenido, lo que entrega riesgos adicionales para una repentina descompresión de estos premios y mayores rendimientos de bonos soberanos, señala el reporte de la entidad financiera.

En América Latina, en cambio, no se observan incrementos significativos en los rendimientos de

bonos soberanos, pero suben los premios por riesgo. En el caso de Chile, el CDS a 5 años sube 10pb en lo reciente, tras ubicarse en mínimos históricos durante enero.


En la región, además, hay un descenso en las presiones inflacionarias, dando espacio para nuevos recortes en la tasa de política monetaria, particularmente en Brasil y Colombia. En

México, el Banco Central sube tasa, en respuesta a presiones inflacionarias y la conducción monetaria en EE.UU.


El Banco Central de Chile, en tanto, entrega señales de mantención de tasa de interés, para luego comenzar un proceso de normalización monetaria.


Las perspectivas de conducción monetaria a nivel global emerge como el principal foco de atención de los mercados financieros. Las mayores presiones inflacionarias en EE.UU. anticipan tres incrementos de 25pb en tasa fed fund durante el año. Los precios de activos financieros, sin embargo, incorporan solo dos incrementos.


El diferencial de tasas de política monetaria versus EE.UU. comenzará a estrecharse a nivel global, particularmente en algunas economías de América Latina, lo que conducirá a presiones depreciativas sobre las monedas de la región.


En este escenario, la curva de rendimientos soberanos de EE.UU. muestra alzas a lo largo de la curva, con especial énfasis en plazos largos. Los precios de activos financieros incorporan un incremento de 25pb en las tasa fed fund en la reunión de marzo y otra idéntica en junio. El mercado aún no incorpora otra alza adicional, que podría efectuarse en septiembre o diciembre.



Comportamiento de las monedas



Las monedas han tenido comportamientos heterogéneos. Con vaivenes, el dólar global continúa su tendencia a la baja.


El euro, por su parte, se aprecia ligeramente se ubica en torno a 1,25 EUR/USD. Las perspectivas de mayor crecimiento económico en la región y expectativas de retiro gradual del programa de estímulo monetario, han contribuido a una importante apreciación del euro en el último tiempo. Las opciones entregan un 52% de probabilidad que el euro cotice en 1,30 EUR/USD en los próximos 6 meses.


Entre las monedas de países emergentes, destaca la fuerte apreciación del yuan respecto al dólar, lo que manifiesta las mejores perspectivas desde China y el impulso a la demanda

interna. Si bien los riesgos de una desaceleración abrupta en China se han moderado, aún persisten riesgos de ajustes en los mercados financieros, en respuesta a los elevados índices de endeudamiento.



Dinamismo en China y su impacto en los metales



La actividad económica en China se ha acelerado en el margen, impulsada por el sector servicios. La industria de manufactura muestra alguna moderación en la actividad, en un

contexto de demanda interna robusta que se evidencia en un alto crecimiento de las

importaciones.


Los precios de metales básicos, en consecuencia, continúan en niveles elevados respecto al último tiempo. En el caso del cobre, hay señales de un mercado abastecido que atenúa presiones alcistas en su precio. Los inventarios globales suben en respuesta a factores estacionales y restricciones a las importaciones de chatarra desde China.


Respecto a enero del año anterior, el volumen importado de cobre en China se incrementó cerca de 15%, reflejando una demanda saludable por el metal rojo, que ha perdurado desde mediados de 2017. Pese a ello, los riesgos persisten y precio del cobre se ubicaría en torno a US$3,20 la libra durante 2018.


La evolución general en precios de materias primas sugiere una mayor demanda mundial y la depreciación multilateral del dólar. Asimismo, hay evidencias de que los mercados están más abastecidos, particularmente en precios de petróleo.


El petróleo WTI alcanzó máximos durante enero -en torno a US$65 el barril-, en respuesta a factores estacionales y riesgo geopolítico, que tenían carácter transitorio. Acorde con lo previsto, el precio del petróleo retrocede ante una mayor producción desde EE.UU.


También, los futuros de WTI dan cuenta de retrocesos en precios, sujeto a la mayor oferta mundial e inventarios de petróleo en EE.UU.


Así, el precio del petróleo se ubicaría en US$55 el barril hacia fin de año y en torno a US$50 en el largo plazo, en respuesta a la oferta mundial.



Economía chilena



En el ámbito local, la actividad económica mejora en la última parte de 2017, impulsado por un mayor dinamismo del sector minero.


El crecimiento PIB de 2017 se ubicaría en 1,6%, algo más de lo previsto. Además, se espera un importante repunte en el crecimiento durante el primer trimestre de 2018, con una expansión PIB en el rango 3,0-4,0% en doce meses.


La variación anual de la inflación se ubicaría en torno a 2% en la primera parte del año,

para luego situarse hacia el centro del rango meta a fines de 2018. La inflación SAE, sin embargo, se mantendrá en niveles bajos.


Por lo mismo, el Banco Central mantendría la TPM en 2,5%, para luego iniciar el proceso de

normalización monetaria en el segundo semestre, sujeto a las perspectivas de inflación y la aceleración de la actividad.


La evolución del tipo de cambio local, en tanto, ha estado marcada por un importante caída,

presionando a la baja los indicadores de tipo de cambio real y multilateral. El tipo de cambio real, por ejemplo, se ubicaría en el rango 85-90 ptos (base 100:2013) en los próximos meses, en niveles idénticos a intervenciones cambiarias anteriores.


Hasta ahora no ha sufrido la competitividad del sector externo a raíz de la caída en el tipo de cambio., pues los mejores precios de exportación y algún retroceso en costos de producción, compensan en parte la caída en tipo de cambio.


El infome aquega que los inversionistas extranjeros no dan cuenta de mayor apetito por peso chileno y posiciones de carry trade muestran movimientos acotados durante 2018. La correlación observada entre las posiciones de no residentes y la evolución del tipo de cambio se ha desalineado en el último tiempo.


Los Fondos de Pensiones continúan elevando su exposición de cambio, en línea con el apetito por riesgo en activos locales. Asimismo, el Fisco da cuenta de una liquidación estacional de dólares durante diciembre. Con ello, caja total fiscal alcanza su menor nivel desde diciembre 2015.


Las opciones sobre peso chileno incorporan un 35% de probabilidad que tipo de cambio continúe retrocediendo hasta $570 en los próximos tres meses.


Los fundamentos económicos, sin embargo, anticipan ligeras presiones despreciativas para el

peso chileno, acorde con el escenario de tasas de interés en EE.UU. Asimismo, el precio del cobre se ubicaría en torno a US$3,20 la libra, acorde con señales de un mercado abastecido.


El tipo de cambio se ubicaría en $610 en el primer semestre y en $620 a fin de año. Los riesgos, en tanto, se encuentran sesgados hacia mayor apreciación del peso.