Técnicamente, ¿se puede intervenir y grabar un chat en WhatsApp de forma remota?

|


Alfredo Barriga

La operación huracán está derivando hacia la legalidad de las intervenciones de las aplicaciones WhatsApp y Telegram en los celulares de los acusados más que en la cuestión de fondo: técnicamente, ¿se puede intervenir y grabar lo que se está conversando en WhatsApp de forma remota?


El domingo 11, en Canal 13 el periodista Emilio Sutherland reporteó al autor del programa “Antorcha”, usado para intervenir los mensajes de WhatsApp y Telegram. En el reportaje se muestra como funciona la aplicación. Por otra parte, Ciper Chile publicó una columna cuyos autores muestran por que es prácticamente imposible hackear remotamente un WhatsApp, lo cual fue confirmado en otro reportaje de Canal 13 a expertos. ¿A quién creer? A todas luces, a quienes dicen que no se puede hackear de forma remota un mensaje de WhatsApp, que viaja encriptado con un algoritmo prácticamente imposible de romper. Si fuera cierto lo que “el profesor” dice, estamos ante un genio de la informática de clase mundial.


Además, el primer reportaje de Canal 13 tiene fallos garrafales fácilmente advertibles. De entrada, el periodista admite que le entregó todos los datos de su móvil al profesor. El mensaje que Emilio Sutherland envía a la periodista (pidiendo descripción de cómo va vestida y quien la acompaña) nunca apareció en la pantalla de “Antorcha”. En vez de ello, mostraron una conversación distinta y muy anterior del celular de Sutherland, e incluso allí hay un error patente: en la pantalla de Antorcha aparecen dos “Hola”, mientras que en la de Sutherland solo está una vez. Lo enredan más con unos archivos de la abogada, que aparecen en la pantalla de Antorcha, y que jamás fueron parte de la demostración. Y utilizan en mi opinión un recurso periodístico muy bajo, de meter en medio una supuesta información sobre “curas calentitos”, que no tenía nada que ver con la demostración como se planteó en un principio, y que Sutherland le hace decir en voz alta a Smith. En mi opinión ese reportaje de Emilio Sutherland es lo que llamamos en computación “scam”, un montaje acerca del montaje, con información mañosa.


Respecto de Alex Smith, “el profesor” seguramente ha leído los thrillers de Stig Larsson, donde la co-protagonista, Lis Salander, utiliza - para hackear a medio mundo - un programa desarrollado por otro super hacker, miembro de una comunidad mundial de super hackers que salvo excepciones solo se conocen en el ciberespacio. El nombre del programa de hackeo en el libro es… “Antorcha”.


Si técnicamente no es posible el hackeo remoto, la conclusión es clara: esos mensajes solo pueden haber llegado allí directamente, usando los mismos celulares incautados. O efectivamente estaban desde un principio, pero no pudieron ser hackeados. Entonces, ¿cómo supieron?


Alfredo Barriga


Ex Secretario Ejecutivo de Desarrollo Digital


Autor “Futuro Presente: cómo la nueva revolución digital afectará mi vida”


Profesor UDP