​El alto precio del cobre genera peak en demanda de insumos para 2021 y mucho más

|


Parisi Lizana

Estos días han sido difíciles para los mercados financieros. Todo se desató por las buenas noticias económicas de EE.UU. en términos de generación de empleo, remuneraciones y resultados de las empresas, sumado al fin del llamado “cierre del gobierno”. Esos elementos hacen inevitable que la Reserva Federal —La FED— aumente la tasa de política monetaria que, si se toma en cuenta el buen desempeño en Europa y en China, hacen que se produzca una ola generalizada de incrementos en la tasa de interés. En este escenario los flujos de capital toman la tendencia de “flight to quality”, —mudar capitales a inversiones más seguras— y se da la muy esperada corrección de precios en la renta variable.


Sí, esta corrección de precios es buena para el desarrollo de mediano y largo plazo de las grandes economías, y particularmente para China, gran pilar del precio del cobre. Así el escenario vivido en las jornadas bursátiles de la semana pasada, sumado a los cambios significativos en China en términos de regulación y control de flujos de capital, permiten visualizar el precio del cobre sobre los US$3 en un contexto de mediano plazo, pero como lo indicamos antes con un techo de US$3,4.

Esta favorable evolución en los commodities, particularmente en el cobre, ha permitido que varias empresas proveedoras de insumos de la gran minería experimenten muy buenos resultados financieros, contables y expectativas. Cito sólo como ejemplo a Caterpillar, que logró un incremento de más de 50% en su valor accionario, situación que se repite a lo largo de muchas empresas del sector.


Esta mayor demanda de insumos para la gran minería del cobre se mantendrá hasta 2026, según la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), lo que redundará en mejores márgenes y mayor contratación de mano de obra. Ahora bien, esta mayor demanda no será un reflejo de lo ocurrido en el boom anterior, en el que los precios de los insumos y servicios mineros fueron exagerados en su evolución. Esta vez será más acotado pero constante, y no presionará los costos de las mineras, junto a un costo moderado en la energía necesaria. Lo interesante es que estos proyectos de la gran minería son de largo aliento, en que, dado el estado actual de las estimaciones, presentará un peak entre los años 2021 y 2023, lo que asegura un flujo continuo de trabajo y rentabilidades a los proveedores de servicios e insumos de la gran minería del cobre en Chile.


Las regiones chilenas que albergan la gran minería del cobre se verán favorecidas por este nuevo flujo de capital y proyectos, lo que atraerá a más profesionales de la minería y a muchos otros negocios incluyendo el inmobiliario. Es por esto que los profesionales de la gran minería deberán invertir en los años de abundancia para poder disfrutar de este nuevo boom o brotes verdes en el resto de sus vidas. Así también la autoridad central deberá velar por el justo equilibrio en las inversiones públicas para que las regiones de la gran minería del cobre sientan que su sacrificio por las arcas fiscales y bienestar de todo Chile se vea reflejado en sus ciudades y diario vivir.



Mauricio Lizana, CEO Royal Real Estate, y Franco Parisi, Ph.D.