​Una Bomba en el Ministerio

|


Hermogenes Perez de Arce

Aprovechando que colegios y universidades están en vacaciones quiero revalidar una idea que le oí a un rector de un instituto profesional a quien, invitado a un almuerzo periódico de personas preocupadas por el porvenir, un comensal le preguntó cuál sería la solución para el problema educacional, a lo cual contestó que él le pondría una bomba al Ministerio de Educación.


He pensado muchas veces en esa idea, porque el presupuesto anual de ese Ministerio es como 14 billones de pesos, es decir, 14 millones de millones, y con esa plata se le podría dar a cada familia chilena un voucher por cuatro millones de pesos por cada hijo colegial o universitario y podría matricularlo sin costo para ella en los mejores y más caros colegios y universidades.


Como en la explosión desaparecerían todos los planes y programas, cada establecimiento de enseñanza crearía libremente los que encontrara mejores y el nivel subiría mucho, porque la única enseñanza chilena que se acerca a la de países avanzados es la particular. Toda sería particular y a nadie le faltaría la plata para mandar a sus hijos al mejor colegio o universidad.


Los mejores profesores ganarían más y, por tanto, habría muchos más buenos profesores, porque se llenarían de alumnos los colegios y universidades en que ellos hicieran clases. Y los padres que optaran por enseñar en la casa (“home-school learning”) podrían hacerlo y quedarse con la plata del voucher.


Como se acerca el fin del verano ya sería un poco tarde para ponerle la bomba al Ministerio este año, pero le recomiendo a Gerardo Varela la idea para que la implemente para el próximo.


Me estoy comiendo un rico pan con mantequilla. No hay como el pan chileno en calidad y variedad. A veces el mejor no es el más caro, pero cada uno come el que prefiera. Cualquiera puede fabricarlo y el precio es libre. Por eso nunca falta.

¿Por qué en Chile no existe “el problema del pan”? Porque no hay Ministerio del Pan.


Hermógenes Pérez de Arce