Sename

​Un verdadero drama

Los niños, especialmente los más pobres, no ejercen presión política, no marchan en las calles, no amenazan al poder político en modo alguno; pero algo habrá de conciencia y de humanidad para que las prioridades permitan enfocar este tema con la urgencia que requiere.