Leonardo Moreno

​La buena noticia de la integración

Esta política de inclusión, consagrada en el Decreto Supremo 116/2015 primero y en el DS 19/2016 después, ha permitido que el Estado entregue mayores recursos a proyectos habitacionales que logren integrar familias de clase media con familias denominadas vulnerables.

​Nuestro real presupuesto familiar

En otras palabras, más de la mitad del país trabaja y el producto de ese trabajo, no alcanza para vivir.

​El lujo de ahorrar

Un crecimiento económico sin una mejora en los estándares laborales (nivel de sueldos y formalidades) no surtirá efecto y seguiremos con la altísima vulnerabilidad que tenemos (cercana al 50% de la población).

​Una hoja de ruta para el desarrollo y la equidad

Los principales anuncios ya se han realizado, por ello, nos interesa destacar la importancia en el cómo se implementarán las diversas agendas. Ahí está la clave para resolver los problemas sociales más urgentes.

​El difícil acceso a los mercados

Más de la mitad de los hogares en Santiago no puede acceder al mercado de viviendas nuevas pues sus ingresos no califican para obtener un crédito hipotecario, dados los bajos sueldos y los crecientes precios de casas y departamentos.

​Procesar la Migración

Con legislación y procesos reglamentados se puede ordenar el sistema y facilitar la documentación, pero las trabas culturales no se pueden derogar administrativamente. Será un camino difícil, donde probablemente esta generación de migrantes pagará un alto precio en la instalación de una sociedad más plural y respetuosa de los derechos y dignidad de todos lo que han escogido hacer de esta tierra, la propia. 

​Proteger y Perfeccionar la Tarea de la Sociedad Civil

No debemos desconocer que las instituciones de la sociedad civil se encuentran en una zona particularmente vulnerable del mapa social de los interesas agregados, puesto que dependen financieramente de uno de los dos o de ambos sectores que tiene el poder: el Estado y la empresa privada.

​Crecimiento con desigualdad

La importancia de que la OCDE plantee tan claramente que para tener una economía sana hay que disminuir sí o sí la desigualdad, es importante políticamente porque constituye un llamado de atención hacia Chile y México.