Educación Superior

Innovando en la Universidad

Cuando algunos profesores reclaman porque los estudiantes ponen más atención a su celular que a la clase, están revelando la falta de innovación para hacer su enseñanza más atractiva. Las universidades intentan atacar este tipo de problemas en forma consuetudinaria, pero muchas veces se ven restringidas porque las normas de acreditación de carreras inhiben la innovación y favorecen la repetición de lo mismo para así respetar los estándares o “buenas prácticas”.

Requerimientos Excesivos

De acuerdo a las nuevas reglas, la acreditación institucional se hará simultáneamente con aquella de las carreras, las cuales serán seleccionadas arbitrariamente. Es decir, los aparatos centrales de las instituciones deberán multiplicar los recursos dedicados a preparar informes y estadísticas para la acreditación; en instituciones de tamaño mayor, esto significará poco menos que crear una “Facultad de Acreditación y Calidad”.

​Grupo Luksic firma convenio con Tsinghua para instalar en Chile el primer centro de esa universidad en América Latina

-El acuerdo, firmado por Andrónico Luksic y el presidente de la universidad, Qiu Yong, contempla la instalación en Santiago del cuarto centro internacional de esa institución. La inauguración será en 2019, mismo año en que Chile será sede de la cumbre de la APEC.

​Eligiendo una Carrera

Cuando influyen más las amistades y las presiones familiares que la legítima opción de cada uno, se contribuye a las ya elevadas tasas de deserción del sistema de educación superior.

Cambio de modelo en industria automotriz y en la educación superior

Stanford, por ejemplo, tiene un curso de Machine Learning que dura 6 semanas, y cuesta 80 dólares con certificado incluido. Ese es el capital humano que necesita Volvo, y cuanto antes.

Presidente Piñera presenta proyecto de financiamiento estatal para la Educación Superior que termina con el CAE

En régimen, anualmente, los potenciales beneficiados del Sistema de Financiamiento Solidario (SFS) serían 319.132.  El nuevo instrumento será administrado por el Estado, sin participación de la banca, y que contempla un plazo máximo a pagar de 15 años con cuotas que no podrán ser mayores al 10% de los ingresos.

Una Ley Insuficiente

Es dudoso que esta reforma abra así una efectiva oportunidad para los jóvenes en mayor desmedro económico: posiblemente estudiarán en universidades de decadente calidad, sin alcanzar la posibilidad real de un “salto social” efectivo.