Inicio Contacto Mapa del sitio
 
 
 
Noticias RSS
 
Twitter
Facebook
  Untitled Document Texto a la izquierdaTexto justificadoTamaño de letra sugeridoTamaño de texto medianoTamaño de texto grande Envar a un amigo  
Facebook
07/03/2013


Banco de Japón mantiene las tasas y dice que la economía ha dejado de debilitarse

     
   
     

No obstante, el emisor advirtió de un alto grado de incertidumbre para la actividad, producto de la crisis de deuda en la zona euro y la "suave transición" de algunas economías emergentes a la senda del crecimiento sostenido.

La junta de política monetaria del Banco de Japón (BOJ) decidió hoy mantener las tasas de interés entre el 0 y el 0,1%, sumado a una ligera mejora en las perspectivas para la economía, que, asegura, "ha dejado de debilitarse".

Al término de su reunión mensual de dos días, la entidad tampoco anunció la activación de nuevas medidas de flexibilización.

Según el comunicado publicado tras el encuentro, las exportaciones, que componen casi el 40% del PIB, "han dejado de debilitarse" al compás de los signos de recuperación que empiezan a mostrar las economías extranjeras afectadas por la desaceleración global.

La inversión pública, señala el BOJ, "ha seguido incrementándose", mientras que el consumo privado, el otro pilar de la economía nipona, "se ha mostrado resistente", al tiempo que la producción industrial "ha dejado de retroceder".

El BOJ, que en enero elevó su objetivo inflacionista hasta el 2% interanual, reconoce que la tasa de inflación "se incrementará con los esfuerzos de una amplia gama de entidades en busca de la competitividad y el mayor progreso en el potencial de crecimiento de Japón", añade el documento.

El emisor admitió que pasará "un tiempo considerable antes de que los efectos de la política monetaria calen en la economía", y que continuará con una "flexibilización monetaria agresiva" para lograr su objetivo de acabar con la deflación.

El organismo espera que la economía nipona se mantenga "estable" antes de "retornar a la senda de la recuperación moderada" gracias a la resistencia del consumo privado y a los signos de recuperación en el entorno global.

Sin embargo, alertó del "alto grado de incertidumbre" que aún planea sobre la economía nipona, sobre todo por la crisis de deuda en la zona euro, la "suave transición" de algunas economías emergentes a la senda del crecimiento sostenido o los efectos negativos de la tensión territorial entre China y Japón.