Inicio Contacto Mapa del sitio
 
 
 
Noticias RSS
 
Twitter
Facebook
  Untitled Document Texto a la izquierdaTexto justificadoTamaño de letra sugeridoTamaño de texto medianoTamaño de texto grande Envar a un amigo  
Facebook
06/03/2013


Resultados empresariales

     
   
     

En la mayoría de los casos la caída en la última línea de las sociedades anónimas abiertas no está reflejando el positivo desempeño que está experimentando el corazón del negocio, el cual se muestra saludable y con cifras crecientes.

Un importante grupo de sociedades anónimas abiertas ya ha reportado a la Superintendencia de Valores y Seguros sus resultados de 2012, los que en general  han estado en línea con lo que esperaba el mercado. Ello por cuanto la última línea de estas compañías ha sido mayoritariamente afectada por una fuerte alza en los costos de la energía, considerando que Chile tiene uno de los precios de la electricidad más altos del mundo, y también por la reforma tributaria que elevó a 20% la tasa impositiva que pagan las empresas.

Sin embargo, en la mayoría de los casos la caída en la última línea de las sociedades anónimas abiertas no está reflejando el positivo desempeño que está experimentando el corazón del negocio, el cual se muestra saludable y con cifras crecientes, todo en el marco de una economía que se presenta robusta y sólida, considerando que sólo en enero el Imacec–según lo reveló ayer el Banco Central- experimentó un crecimiento de 6,7%, superando las expectativas de una buena parte de los agentes. Es así como grandes retailers como Cencosud, logró aumentar en más de 20% sus ventas en el ejercicio pasado, en tanto que la cadena de centros comerciales Parque Arauco expandió sus ingresos en 16%, mientras que otras empresas ligadas directamente al consumo interno como CCU y Andina, los incrementaron en 10,9% y 19,3%, respectivamente.

En este positivo ambiente que vive el país -y en algunos de la región en los que invierten las compañías chilenas, como Perú, Colombia y Brasil-, analistas estiman que durante el primer trimestre de este año podría verse una mejoría en las utilidades finales, pues habrá una menor base de comparación respecto del 2012, y porque la economía seguirá ofreciendo un marco de gran dinamismo.