Inicio Contacto Mapa del sitio
 
 
 
Noticias RSS
 
Twitter
Facebook
  Untitled Document Texto a la izquierdaTexto justificadoTamaño de letra sugeridoTamaño de texto medianoTamaño de texto grande Envar a un amigo  
Facebook
29/10/2012


Jay Rao: En Chile la mirada frente a la innovación está erróneamente centrada en I+D

     
   
     

El reconocido académico de Innovación y Estrategia del Babson College de Masachusetts, recordó que la competencia fuerza a las firmas a ser más innovadoras, por cuanto las autoridades deben estar muy atentas a la formación de oligopolios y monopolios.

—¿Cómo ha evolucionado la innovación mundial en las últimas décadas?

Hasta los años 70 y 80, solíamos pensar que la investigación y el desarrollo (I+D) eran innovación, pero después nos dimos cuenta de que no era sólo eso, hay que ir más allá. La innovación debe ser útil para la sociedad. Uno puede inventar y obtener patentes, pero innovación es cuando se comercializa la invención. Después de la competición nos movemos hacia el acomodamiento de los productos y el proceso de innovación se vuelve un arma competitiva. A partir de mediados de los años 80, el Servicio de Innovación se convierte en un punto de diferenciación para las firmas. Después con la llegada de www, el modelo de negocio adquirió popularidad. Sin embargo, más recientemente, los ejecutivos se han ido dando cuenta de que la cultura de una firma da más ventaja que la que daba sólo el proceso del producto o sólo el servicio de las innovaciones. 

— ¿Está el tamaño de la empresa directamente relacionado con la capacidad de innovar?
— En absoluto, todo el mundo puede innovar. La clave es emprender dentro de la empresa. No por ser una gran empresa eres innovadora y, por lo mismo, no por ser pequeña dejas de serlo. 

— ¿Cómo puede una compañía fomentar la innovación internamente?
— No se puede obligar a la gente a ser innovadora o creativa. Lo único que se puede hacer es crear un clima adecuado para llegar a ser innovadores de manera natural. No es suficiente poner los recursos, procesos y medidas de éxito para la innovación. Estas medidas son necesarias, pero no suficientes. Los puntos más destacados son los valores de la firma, los comportamientos de los ejecutivos y el clima creado dentro de la propia firma. Estos seis elementos crean la cultura de una compañía. Y para crear esta cultura los ejecutivos tienen que destinar tiempo a ello. Ellos tienen que demostrar comportamientos que lleven a crear riesgos inteligentes y mostrar que la gente está preparada para afrontarlos.

— ¿Cuál es la diferencia entre innovación y emprendimiento?
En el pasado asociábamos el emprendimiento con empezar un negocio. Sin embargo, la mayor parte de los académicos y los expertos creen que el establecimiento del emprendimiento empieza en la mente y en el comportamiento de la gente. Así es que son los pensamientos y las acciones de los emprendedores individuales los que van a establecer una cultura de la innovación y unos resultados innovadores exitosos.

— Usted conoce Chile, ¿qué ejemplos podría dar de firmas exitosas en este sentido?
— Sí, desde luego, yo creo que Chile está en muy buen y destacado camino hacia la innovación. Hay muchas empresas que están aplicándola en sus planes y lo están haciendo muy bien. Hay algunas empresas concretamente, bastante pequeñas, que sin duda son grandes innovadoras en su campo. Por ejemplo, Crystal Lagoons es un gran innovador a la hora de crear piscinas enormes.

— Sin embargo, usted ha dicho que en Latinoamérica estamos realmente alejados de EE.UU. y Europa aún en este tipo de materia. ¿Cuáles son los retos que aún tenemos en el camino para alcanzar ese mismo nivel?
Lo que necesitan es una disciplina real en innovación. Y creo, concretamente, que en Chile la mirada está muy centrada en I+D, y en productos. Tienen que entender que la cultura de la innovación es mucho más importante que la cultura del producto y el proceso de creación del mismo. Chile tiene muchas empresas con potencial, pero se necesita liderazgo, paciencia, y sobre todo pasión. Si no sigues esas pautas no se va a conseguir. Aún las empresas chilenas no están sujetas a una disciplina que les haga llegar a ser innovadoras.

— ¿Cuál sería esa disciplina?
La innovación es un negocio de disciplina como otra disciplina cualquiera, márketing, finanzas o calidad. El viaje para conseguir especializarse en cualquiera de ellas es siempre el mismo. Primero tienes que adquirir el conocimiento propio de cada disciplina. Cada modalidad tiene su propio lenguaje, conceptos y sus herramientas. Después tienes que practicar la disciplina y ser excelente en ella a base de la perseverancia. Eso toma su tiempo. Coca-Cola y Procter & Gamble son unas grandes empresas en marketing, porque han puesto dinero, tiempo y esfuerzo para ser una referencia en ese ámbito durante décadas. Disney crea grandes experiencias para sus consumidores porque sus ejecutivos, y toda la compañía, están obsesionados con hacer felices a las familias. De las disciplinas y la perseverancia viene el deseo. La innovación no es diferente a ello.

— ¿Cómo se logra avanzar cuando el acceso a financiamiento para muchos es una limitante?
— No requieres de mucho dinero para crear cultura e innovación. Las firmas no tienen que gastar más dinero para llegar a ser innovadoras. Sólo tienen que redirigir los fondos que ya están utilizando. Por ejemplo, las firmas gastan mucho dinero en publicidad y marketing. La mayor parte de las ocasiones, ellos no entienden lo que reciben de sus inversiones. Sólo si invirtieran menos del 10 por ciento de su dinero en entrenamiento, educación y ayudar a entender a la gente la práctica de la innovación se conseguirían enormes beneficios.

— ¿Es la concentración económica un problema para este objetivo?
Cuando hay monopolio, no hay necesidad de innovar. La competición fuerza a las firmas a ser más innovadoras. El papel del gobierno está en romper esos monopolios y crear un saludable ambiente competitivo en cada sector. Los consumidores conseguirán mejores productos, servicios, precio y ganancias económicas.