Inicio Contacto Mapa del sitio
 
 
 
Noticias RSS
 
Twitter
Facebook
  Untitled Document Texto a la izquierdaTexto justificadoTamaño de letra sugeridoTamaño de texto medianoTamaño de texto grande Envar a un amigo  
Facebook
25/04/2012

HUGO DIAZ
Utilizar Bencina de 93 Octanos en un Vehículo de 97 Puede Destruir el Motor

     
   
     

El especialista en combustibles Hugo Díaz, profesor de Ingeniería Mecánica de Inacap Renca, explicó que es necesario utilizar el combustible recomendado por el fabricante del vehículo, “ya que cada motor está diseñado para reaccionar con una compresión determinada coartando la posibilidad de usar cualquier gasolina”.

—¿Cuál es la principal diferencia entre las gasolinas de 93, 95 y 97 octanos?
—La principal diferencia es su octanaje. De manera general, el octanaje está relacionado con la estructura interna del motor y su compresión. La gasolina tiende a autoinflamarse cuando está comprimida, entonces, los motores utilizan bencinas que estén de acuerdo a su compresión, para que no se inflame de manera descontrolada. Por ello, uno de los elementos que se le introduce a la gasolina es, precisamente, un material antidetonante para que ésta reaccione sólo con la chispa adecuada, y su escala de medida está determinada por su octanaje.    
—¿Qué pasa si se usa una gasolina con diferente octanaje al recomendado por el fabricante?
—Es fundamental que se utilice el combustible recomendado por el fabricante. Si establece que el funcionamiento del vehículo es con gasolina de 97 octanos y se introduce de 93 octanos al motor, éste va a sufrir un deterioro en el breve y corto plazo, llegando inclusive hasta su temprana destrucción. Si pasa lo contrario, es decir, introducir bencina de 97 octanos a un motor de 93, no se gana nada, y tampoco se mejora el rendimiento, ya que cada motor está diseñado para reaccionar con una compresión determinada coartando la posibilidad de utilizar cualquier combustible.    
—¿El vehículo pierde fuerza al utilizar de 93 o 95 en lugar de 97?
—Lo más probable es que no pierda fuerza, pero los sistemas electrónicos del vehículo sí pueden ir afectando su desempeño. Para ello existen sistemas de protección que van a incidir en la disminución del rendimiento, pero no es porque la bencina genere este efecto, sino porque los vehículos más nuevos y sus sistemas protegen al motor ante una bencina que no es la recomendada.