Inicio Contacto Mapa del sitio
 
 
 
Noticias RSS
 
Twitter
Facebook
  Untitled Document Texto a la izquierdaTexto justificadoTamaño de letra sugeridoTamaño de texto medianoTamaño de texto grande Envar a un amigo  
Facebook
23/01/2012

BORIS BUVINIC
El gerente general de Banco Itaú Chile sostiene que las modificaciones actualmente en discusión

     
   
     

marcarán un antes y un después en la industria. El ejecutivo se refirió, además, a los desafíos del sector en 2012, destacando que la banca está bien posicionada para enfrentar un escenario económico menos favorable.

Banco Itaú saca cuentas alegres del ejercicio 2011. La suma de más de 4.000 clientes luego de la adquisición de la cartera del segmento personas de HSBC Bank Chile, utilidades por $54.000 millones y un crecimiento en torno a 28% en colocaciones, lo deja en buen pie para enfrentar el panorama que podría ser menos favorable este año para la economía mundial. Aunque su gerente general, Boris Buvinic, señala que no han tomado medidas adicionales, sostiene que debido al deterioro de expectativas hay que ser prudentes y estar atentos.

—¿Cómo visualiza a la industria con los cambios regulatorios que se materializarían?
—Es indudable que temas regulatorios van a marcar un antes y un después en la industria del crédito. En mi opinión, contar con mayor información a la hora de tomar decisiones crediticias es fundamental, sobre todo en una economía donde el volumen de préstamos representa casi el 80% de su producto geográfico. Deuda Consolidada, Tasa Máxima Convencional y Sernac Financiero, cambiarán la manera en que las instituciones encararán sus estrategias de negocio, debiendo ajustarse a esta nueva realidad regulatoria.
—¿Cómo ha sido la experiencia de incorporar la cartera de clientes de HSBC?
—Estamos próximos a finalizar el proceso de migración de clientes, cumpliendo el cronograma a 90 días que habíamos establecido. El proceso exigía un proceso de aceptación individual, donde cada cliente tenía la potestad de aceptar o rechazar nuestra propuesta, y la aceptación superó en 30% las  estimaciones originales que habíamos previsto. Por lo tanto, ha sido un  proyecto altamente exitoso.
—¿Tienen previstas nuevas adquisiciones en Chile?
—Nunca descartaremos la posibilidad de adquirir algo en Chile, porque es un país que reúne una serie de condiciones muy favorables, que son elementos fundamentales para desarrollar, en nuestra opinión, el negocio financiero. No descartamos nada, pero en Chile hay muy pocas oportunidades de adquisición, los valores que se pagan por activos financieros son bastante altos.
—¿Cuáles son las expectativas de Banco Itaú para 2012?
—Esperamos crecer en colocaciones un 50% por sobre la tasa promedio (se estima alza de 10% para la industria), cifra que se ha dado históricamente. Por lo tanto, estamos confiados en que podemos avanzar en esa dirección.
—¿Cómo afectará escenario externo en la banca?
—Probablemente nuestro país se verá afectado en el comercio internacional, en temas de financiamiento en moneda extranjera donde se verán impactados tanto su accesibilidad como sus precios. En estos períodos, la banca juega un rol fundamental como catalizador y mitigador de los problemas de una economía. El tener una banca sana, solvente, estable, permite enfrentar una crisis con mejores herramientas. En la crisis de 2008 la banca estaba en un muy buen pie y eso, indudablemente, permitió que el proceso de salida fuera mucho más rápido y menos costoso. Creo que este año el impacto que pueda tener esta crisis nos pilla con una banca muy bien posicionada, pero hay que estar muy atentos, y ser prudentes.
—¿Están tomando ya medidas para un escenario más complejo?
—Por ser un banco internacional, tenemos acceso a la información en tiempo real, no sólo de nuestra matriz en Brasil, sino de todas las oficinas del mundo, lo que nos ayuda a hacer proyecciones constantes, por lo que hasta ahora no hemos tomado restricciones a la hora de otorgar créditos. En Chile, estamos tranquilos con nuestro portafolio, pues nuestro banco tiene un importante porcentaje de sus colocaciones en el segmento banca personas, asociado al segmento ABC1, lo cual lo hace relativamente menos vulnerable al impacto severo de una crisis.