Inicio Contacto Mapa del sitio
 
 
 
Noticias RSS
 
Twitter
Facebook
  Untitled Document Texto a la izquierdaTexto justificadoTamaño de letra sugeridoTamaño de texto medianoTamaño de texto grande Envar a un amigo  
Facebook

06/03/2013

Crisis con Bolivia


 
  Boris Yopo H., Cientista Político y Ex Embajador
 
 
 

Lo más lamentable de todo esto, es que se ha creado un “clima de opinión pública” muy negativo en ambas sociedades.

Las relaciones con Bolivia se encuentran hoy en su más bajo nivel en muchos años, como resultado del intercambio verbal durante la cumbre de la CELAC y la detención de los tres soldados bolivianos.

Si bien es cierto que diversos gobiernos bolivianos, y el actual también, han levantado en muchas ocasiones la “carta anti-chilena” para mejorar sus índices de aprobación domésticos, lamentablemente en esta ocasión ello ha tenido “eco” en nuestro actual gobierno, que ha visto también aquí una oportunidad para mejorar su magro respaldo, escalando una crisis que como muestran diversos casos anteriores, se podría haber resuelto tempranamente a través de una gestión diplomática, que fue la posición inicial de nuestra Cancillería.

El Presidente Morales y nuestro Mandatario deben gozar ahora de “unos puntitos más” en las encuestas como resultado de esta crisis, pero a costa de tener a las relaciones bilaterales en su peor nivel de los últimos años, un retroceso lamentable después de todo lo que se había avanzado con la llamada “Agenda de Trece Puntos”.

Cabe recordar que en el primer año de este gobierno (2010) las relaciones con Bolivia fueron cordiales, y de continuidad con lo alcanzado por los anteriores gobiernos de la Concertación. Pero ello no perduró. Lo más lamentable de todo esto, es que se ha creado un “clima de opinión pública” muy negativo en ambas sociedades, lo que hará muy difícil lograr nuevos entendimientos en el futuro cercano.

No sirve al interés de Chile tener relaciones deterioradas en nuestro entorno más inmediato, y la política exterior en sus temas esenciales nunca debiese quedar subordinada a organismos o consideraciones domésticas coyunturales. Habrá entonces qué (pensando en el interés de Chile) recuperar las confianzas y retomar en algún momento el diálogo, pero en un año electoral como éste, probablemente será tarea ya para el próximo gobierno.